sábado, 29 de abril de 2017

El Papa Francisco en Egipto


El Papa Francisco en Egipto

EL CAIRO, 29 Abr. 17 / (ACI).- Antes de regresar a Roma, el Papa Francisco se reunió en el Seminario Al-Maadi con sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas para orar junto a ellos. Tras la oración el Santo Padre les dirigió un discurso en el que detalló 7 tentaciones que pueden asaltar a la persona consagrada y cómo derrotarlas.


"El peligro es grave cuando el consagrado, en lugar de ayudar a los pequeños a crecer y de regocijarse con el éxito de sus hermanos y hermanas, se deja dominar por la envidia y se convierte en uno que hiere a los demás con la murmuración", advirtió Francisco.

(Por si acaso, estas tentaciones asaltan también a todos los creyentes. Puede leer aquí: Texto del discurso)







En su segundo día de visita en Egipto, el Papa Francisco celebró la Santa Misa  en el estadio del Ejército del Aire de El Cairo ante unas 20.000 fieles.

Para ver el texto








viernes, 28 de abril de 2017

Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una pregunta

Un consejo valioso para la educación de los pequeños

Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una pregunta


TUDOSOBREMINHAMAE.COM, aleteia
Yo no he leído todos los libros de psicología infantil, ni he hecho ningún curso de cómo evitar / interrumpir / acabar con el berrinche de un hijo. Pero a causa de una experiencia personal relacionada con mi hija de 5 años, quisiera compartir contigo una “fórmula” que aprendí recientemente para que logres cambiar el rumbo de las cosas con tus hijos que insisten en hacer un drama por cualquier cosa.
Antes que nada, necesito contarte una historia. Mi hija entró a la guardería, y estaba un poco ansiosa, siempre repetía que no iba a hablar sobre las primeras semanas de escuela, quedándose un poco nerviosa. Y ese comportamiento terminó saliéndose de control en casa: ella aumentó los momentos de hacer drama por cualquier cosa, incluso las más simples.
Por indicación de la escuela, buscamos una psicóloga infantil para algunas sesiones, para que Alice pudiera hablar sobre lo que estaba sintiendo y así las cosas pudieran calmarse.
De entre los varios consejos que la psicóloga Sally Neuberger dio, uno me pareció fantástica, a pesar de ser simple, y es exactamente por eso que me gustaría contarlo aquí.
La psicóloga me explicó que necesitamos hacer que el niño se sienta respetado, en el sentido de dar valor a lo que él está sintiendo. Y así, a la hora de una crisis, sea por el motivo que sea, un niño a partir de los 5 años necesita ser atendido, es decir,  pensar y encontrar la respuesta sobre lo que le está sucediendo.
Esta valoración que hacemos sobre lo que le está pasando y, al mismo tiempo, el hecho de incluirlo en la solución de la cuestión desmonta la creación del caso.
De forma más objetiva: cuando empieza un berrinche – sea porque el brazo de la muñeca se salió de su lugar, sea porque es la hora de dormir, sea porque la tarea de la casa no salió del modo como quería, sea porque no quiere hacer una tarea– sea el motivo que sea, podemos hacerle la siguiente pregunta al niño, mirándolo a los ojos y con bastante calma: “¿Este es un problema grande, un problema mediano o un problema pequeño?”.
Esos momentos de pensar al respecto de lo que sucede a su alrededor, sinceramente, por lo menos aquí en casa, se volvieron mágicos. Y todas las veces que hago la pregunta ella responde, y se encuentra la manera de resolver el problema a partir de su percepción de dónde buscar la solución.
Uno pequeño es siempre rápido y tranquilo de resolver. Uno que el niño considere mediano, muy probablemente será resuelto pero no en el mismo instante y él entenderá que hay cosas que necesitan algún esfuerzo para que sucedan. Si un problema fuera grave –y obviamente que grave en la cabeza de un niño no puede ser algo que se desprecie aunque a la gente le parezca tonto– tal vez requiera más conversación y atención para que entienda que hay cosas que no salen exactamente como uno quiere.
Podría dar varios ejemplos de cuándo uso esta preguntita últimamente. Uno de ellos fue a la hora de escoger la ropa para ir a la escuela. Aquí no llevan uniforme. y muchas veces mi hija hace una escena para escoger la ropa, especialmente ahora en que es necesario llevar ropa de frío.
Para resumir: ella quería unos pantalones, sus preferidos se estaban lavando, empezó a llorar y yo firme: Alice, ¿este es un problema grande, mediano o pequeño? Ella, sin mucha gracia, mirándome, dijo bajito: “Pequeño”. Y yo una vez más le expliqué que ya sabíamos que los problemas pequeños son fáciles de resolver.
Le pedí su sugerencia sobre cómo resolveríamos este problema pequeño (aprendí que es importante darle tiempo para que ella piense y responda) y ella: “Escogiendo otro pantalón”. Y yo añadí: “¿Y tienes más de un pantalón para escoger?”. Ella sonrió y fue a buscar otro pantalón.
La felicité por haber resuelto el problema porque, claro, dar valor a la solución es una parte imprescindible para cerrar la historia.
Pienso que no existen los milagros en la educación de los hijos. El otro día estaba pensando que realmente es una verdadera historia esta misión de poner gente en el mundo: atravesar todas las fases, andar caminos que a veces nos hacen caer en emboscadas, tener la humildad de volver atrás y retomar otra senda. Este texto es sinceramente una gran voluntad de compartir una luz que apareció en mi camino de mamá y espero de corazón que te sirva a ti también.
Por Fabiana Santos, periodista, casada, madre de Felipe, de 11 años, y de Alice, de 5. Ellos viven en Washington DC. Las respuestas al “problema pequeño” están subiendo como espuma y ahora Alice hasta ríe avergonzada con el inicio de un berrinche sin sentido. Ya hubo veces en que ella fue sincera en decir: “Pienso que eso ni siquiera es un problema, mamá”.

La razón de nuestra alegría


V Encuento Pastoral Hispana/Latina


Nuestra alegría, de Iván Díaz, es el himno oficial del V Encuentro Nacional de Pastoral Hispana/Latina, que tiene lugar en Estados Unidos por medio de iniciativas muy diversas que comenzaron en enero y se prolongarán durante dos años.





V Encuentro Pastoral Hispana/Latino

jueves, 27 de abril de 2017

CONDECORACIÓN DE LA DIÓCESIS DEL CALLAO AL PRESIDENTE


CONDECORACIÓN DE LA DIÓCESIS DEL CALLAO AL PRESIDENTE

En el marco de la celebraciones por las Bodas de Oro de creación de la Diócesis del Callao, el obispo del Primer Puerto, Monseñor José Luis del Palacio otorgó una importante distinción al Sr. Presidente de la República, D. Pedro Pablo Kuczynski por su destacada labor social. Esta condecoración tiene por título "La Gran Cruz de la Solidaridad".




Dos hermanos santos y la lección de una noche lluviosa

Cuando santa Escolástica enseñó a su hermano san Benito que más puede quien más ama
Dos hermanos santos y la lección de una noche lluviosa: San Benito y Santa Escolástica
Santa Escolástica, hermana de san Benito, consagrada al Señor desde la infancia, acostumbraba a visitar a su hermano una vez al año. El hombre de Dios se encontraba con ella en un local próximo al monasterio.
Un día llegó ella, como todos los años, al tradicional encuentro de su venerable hermano con algunos discípulos. Pasaron todo el día en la gloria de Dios y en santa conversación, de manera que ya se aproximaba la oscuridad de la noche cuando se sentaron a la mesa para comer algo.
En medio de su santa conversación fue pasando el tiempo y se hizo muy tarde; la santa religiosa le imploró con estas palabras:
-Te pido, hermano, que no me dejes esta noche, para que podamos continuar hasta mañana hablando sobre las alegrías de la vida celestial.
Pero él le respondió:
-¿Qué estás diciendo, hermana? De ninguna manera puedo pasar la noche fuera de mi celda.
Mientras tanto, Escolástica, al oír el rechazo de su hermano, puso sobre la mesa las manos con los dedos entrelazados, inclinó la cabeza sobre ellas e imploró al Señor Omnipotente. Cuando levantó la cabeza de la mesa, estalló una gran tormenta, con tan fuertes relámpagos, truenos y aguaceros que ni el venerable Benito ni los hermanos que se encontraban con él podían pensar en salir del lugar donde estaban reunidos.
Como hombre de Dios, viendo que no podía regresar al monasterio, se empezó a lamentar diciendo:
-Dios te perdone, hermana. ¿Qué hiciste?
A lo que ella respondió:
-Mira, yo te pedí y no me quisiste escuchar. Pedí a mi Dios y Él me respondió. Ahora, si puedes, vete; despídete de mí y vuelve al monasterio.
Y Benito, que no había querido quedarse allí espontáneamente, tuvo que quedarse contra su voluntad. Y así pasaron toda la noche en vigilia, animándose uno al otro con santos coloquios sobre la vida espiritual.
No nos admiremos de que esa mujer tuviera más poder que él: si en verdad, como dice Juan, Dios es amor, es razonable sentencia que tuviera más poder la que más amó.
Tres días después, encontrándose el hombre de Dios en su celda con los ojos levantados al cielo, vio el alma de su hermana, libre del cuerpo, en la figura de una paloma, entrando al interior de la morada celestial. Entonces, contento con una gloria tan grande que le había sido concedida a ella, dio gracias a Dios Omnipotente con himnos y cánticos de alabanza y envió a algunos hermanos a buscar el cuerpo y llevarlo al monasterio, donde fue depositado en la tumba que él tenía preparada para sí.
Y así, ni la tumba separó a los que siempre habían estado unidos en Dios.
__________
De los Diálogos de San Gregorio Magno, Papa (siglo VI)

aleteia Brasil

Slow sex (el sexo lento) – es decir, no tengas prisa con el amor

No hay una expresión física más completa para expresar la devoción conyugal como es el amor sin prisas, lleno de gratitud, atención y veneración de cada parte del cuerpo

Slow sex (el sexo lento) – es decir, no tengas prisa con el amor   Zyta Rudzka

Zyta Rudzka, aleteia
¿Quince años de matrimonio y buen sexo? Este paquete realmente existe, pero hasta hace poco estaba segura de que la monogamia era sinónimo de la monotonía – se ríe Margarita, médico, de 38 años de edad.
Un día, sin embargo, algo sucedió. Comenzó muy mal. Me pasó algo desagradable en mi turno de trabajo. Estaba angustiada y terriblemente cansada. Y mientras estaba sentada llorando en la mesa de la cocina, Pedro, al regresar del trabajo, me abrazó de repente. Sentí una intensa emoción, una onda de ternura, el amor como un tsunami. Sé que son palabras patéticas, pero este momento resonó con fuerza en mí. Quería permanecer así para siempre. En sus brazos. Era como en una película. Incluso quería seguir estando triste para que él me abrazara, acariciara.

Mi marido y yo. Nosotros

Sin darse cuenta, Margarita descubrió de esta manera el slow sex (el sexo lento). – Para mí fue un momento de profunda presencia de lo que llamo: Nosotros. Mi marido y yo. Nosotros. Aquí y ahora. Bueno, menos mal que nuestro hijo estaba en clase de inglés, porque pudimos prolongar este tiempo. Simplemente estábamos disfrutando de nosotros mismos. Como anestesista que soy, introduzco a la gente en el estado de sueño. Podría comparar este momento con un sueño. Simplemente, por un momento estuve completamente apagada, completamente en off. Sin preocupaciones, sin problemas, sin llamadas, sin listas de la compra – dice Margarita.
Se puede comer en los puestos de comida rápida, de forma rápida, cualquier cosa y de cualquier manera. Así también se puede tratar el sexo. Pero, ¿tal vez en vez de otro galope hacia el orgasmo, por qué no ir en busca del mundo de los sentidos?
Ir subiendo poco a poco a la cima para ​​ descubrir de repente que las vistas y experiencias vividas en el camino valen más que la colocación de banderas en las cimas. El slow sex no es lento, sino consciente. Es atento.
Y cuando una está atenta, descubre nuevos puntos calientes del cuerpo, que no tenía ni idea de que existieran. Que le gusta que le toques la rodilla, el hueco del codo. O que cuando él me acaricia por debajo de la rodilla, me derrito de felicidad.
El sexo lento es como la comida lenta, nos hace sensibles a los sabores, olores, colores. Es una fiesta para todos los sentidos. Pero este tipo de celebración se debe aprender. Porque vivimos rápidamente y nos amamos de manera impaciente, egoísta y lo tratamos como una faena, con el orgasmo como una prioridad. Por eso, el sexo lento es mejor planificarlo. Es difícil fundirse en los placeres, cuando se dispone de quince minutos después de acostar al niño y todavía hay que escribir correos electrónicos de trabajo pendientes. ¿O es mejor la noche del sábado al domingo? En vez de ir al siguiente evento, quedarse a solas, y los niños llevarlos a casa de los abuelos.

Primero a tientas, luego mirándoos a los ojos

No me refiero a la noche del aburrimiento sexual, durante la cual fingimos sentir la infinita felicidad cósmica. En lugar de jugar a unos hipsters sofisticados, podemos simplemente comenzar a abrazarnos. De forma ordinaria, banal. Sin esta conocida presión que hay que entrar inmediatamente en el camino recto del goce intenso. No tenemos que hacer ni sentir nada. Por fin, no tenemos que hacer nada de nada. Tiene que ser un gran banquete sensorial. Vosotros mismos decidís cuál es vuestro aperitivo, primer plato, segundo plato, postre, el siguiente postre, y cómo será vuestra guinda del pastel.
El slow sex no significa hacer gimnasia sexual, sino darse placeres simples. Debido a que las cosas simples se nos ocurren con dificultad, sugiero unos ejercicios terapéuticos que los llamo “nadar en la imaginación”. Vamos a acostarnos de espalda uno junto al otro. En una posición cómoda y relajada. Nos cogemos de las manos. Cerramos los ojos y nos dejamos llevar… de forma saludable. Imagínate que estás nadando en unas aguas hermosas, limpias y tranquilas. Por ejemplo, en un precioso lago. Pero puedes permanecer así sin imaginarte nada. Es suficiente que tus pensamientos estén a la deriva hacia dónde quieran ir. Tu mente irá más despacio y se librará de enfrentamientos internos. En este estado de relajación puedes empezar a buscar a tu pareja a tientas, y luego mirarle a los ojos.
El sexo lento no viene con recetas preparadas de cómo celebrar la corporalidad. Y muy bien. No es una receta para llegar al orgasmo, sino una demostración de la imaginación, de afecto, de la gratitud. Para ser un buen amante no necesitas ahondar en las técnicas de masaje. Lo más importante es que tus movimientos sean naturales, calmantes, que no causaran malestar, sino que pudieran introducir en un estado de felicidad, relajación, incluso un semi-sueño. Estamos muy cerca el uno el otro. Nos miramos. Con ternura, seduciendo dulcemente o de forma más picante. Como queramos.
La base de sexo lento es la caricia, llamada el primer idioma. Es capaz de decir más que mil palabras. Es nuestro alfabeto de amor. Volvamos a descubrir el toque amoroso. Volvamos a la simplicidad. No tenemos que practicar todos los elementos del Kama Sutra para disfrutar.
Descubrirás, por ejemplo, que acariciar con las yemas de los dedos la parte interna del antebrazo y del muslo, y el área detrás de la rodilla es una gran fuente de energía del amor. Y que es mejor alejarse de la zona de las axilas. Las cosquillas no pertenecen a los estímulos más sensuales. No hay que olvidarse de los pies. Según los principios de la acupresión la almohadilla del dedo gordo se asocia con la glándula pituitaria, que regula la secreción de hormonas sexuales. Acariciando esta zona podemos contar con la explosión de la energía sexual masculina. Cuando él es pasivo o se pierde y no sabe que simplemente te puede imitar, entonces dirige sus manos. Ésta sigue siendo una manera fácil de obtener lo que se desea.

La piel y las emociones se encuentran muy cerca

El sexo es la alegría de la carne, pero en el caso del sexo lento, con el cuerpo no es suficiente. La piel y las emociones están muy cerca. La mera proximidad del ser amado causa la dilatación de los vasos sanguíneos. Sentimos un calor agradable. La epidermis se vuelve más suave y lisa. A veces los pelos se ponen de punta, pero ¡de qué manera! Es todo un placer.
Michael Kraus, un psicólogo clínico, llamó a la caricia el agente de la proximidad. En sus estudios presentó argumentos que acariciarse no sólo fortalece la relación, pero también habla de su fuerza. Nos sentimos más conectados que el que nos toca. El contacto físico construye la cercanía mental. Es toda una potencia específica.
Las caricias sensibles por parte del compañero reducen el dolor en mujeres embarazadas y la depresión posparto. La caricia romántica actúa como un paraguas protector en situaciones de emergencia. Aumenta el nivel de las hormonas de la felicidad: de las endorfinas y de la oxitocina. Moviliza y refresca los sentidos. Desacelera el ritmo cardíaco, disminuye los niveles de cortisol, de la hormona del estrés, estimula el funcionamiento del sistema parasimpático, que es responsable del estado de la relajación de los músculos y del cuerpo entero. El suave y delicado masaje el amor mejora el trabajo del corazón y del sistema circulatorio.
Y aún hay más: los estudios muestran que el slow sex es como el slow food. Nutre de forma saludable. Nos fortalece. Nos hace felices. Las señales íntimas transmiten señales no sólo del deseo carnal. También de la intimidad conyugal amorosa, de la seguridad, devoción y confianza. Las caricias expresan la unidad, el cuidado mutuo y suben la autoestima.
Las caricias aseguran a los cónyuges lo importantes que son el uno para el otro. Al estar tan cerca se puede encontrar nuevas y mejores palabras para expresar los viejos problemas o conflictos recurrentes. Finalmente, se pueden comprender y perdonar. Y todo esto hace que estemos satisfechas, no sólo con el sexo, sino también con la vida.
Ir más lento significa hacerlo con más sabiduría, más belleza, con más amor. Con paciencia. El sexo lento es como el vino, requiere de tiempo para que su sabor sea el mejor. Encontremos este tiempo para nosotros mismos y el tiempo se detendrá.

58 La Santa Misa contada en Historietas




58. Leónidas y su hijo
(Beso del altar)

Uno de los potentados de Rusia comunista, Breshniev, llevaba el nombre Leonid. Breshniev ha sido cristiano bautizado. Por eso su nombre es nombre de uno de los santos. Tenía un santo patrono. Es el santo mártir Leonidas. De él cuenta Orígenes, uno de los maestros más grandes de la primera cristiandad.

Leonidas, recién casado, era un cristiano convencido. Cuando de su matrimonio nació el pequeño Orígenes no quiso esperar mucho con el bautismo. Llevó a su pequeño hijo a la iglesia, secretamente por supuesto, porque siempre había traidores que acusaban los cristianos ante los tribunales. En el bautismo dijo la confesión de fe en lugar de su pequeño hijo. Se sentía muy feliz poder llevar a casa un pequeño hijo de Dios. El bautismo le daba más alegría que el nacimiento. Estaba orgulloso que en su pequeño hijo moraba el Espíritu Santo. Cuando pasaba delante la cuna del niño paraba un momento, lo contemplaba con orgullo, se inclinaba y besaba reverentemente el pecho del niño. Quería honrar a Dios Espíritu Santo que habitaba en Orígenes. - Leonidas no llegó a una edad avanzada. Lo llevaron ante el tribunal como cristiano. Murió como mártir.

La Santa Misa comienza. El sacerdote se acerca al altar y se inclina profundamente. Besa el altar así como uno da un beso a una persona. Cuando la celebración ha concluido se inclina nuevamente y se despide del altar con un beso. En Grecia y en el oriente se dice una oración al mismo tiempo, se habla al altar: " Tú eres un altar santo, excelso y venerable... " ¿Por qué?

El obispo ha consagrado el altar. Ha derramado crisma bendito del Jueves Santo. Con eso quería decir: El altar no es como cualquier bloque de piedra, cualquier mesa. El altar habla de Cristo. El altar representa a Cristo. Cristo es realmente el verdadero altar en que se ofrece el sacrificio en honor del Padre.

El beso del altar es por tanto un saludo cariñoso a Jesús. En realidad todos deberían poder acercarse y besar al altar.

Entonces recordamos la noche más triste del mundo. Alguien entró al jardín del monte de los olivos, besó a Jesús y dijo: "La paz contigo, maestro". Jesús dijo: "Judas, ¿con un beso traicionas al hijo del hombre?" Nunca, jamás nuestro beso debe ser un beso de Judas.