miércoles, 22 de noviembre de 2017

Errores que cometen las suegras y nueve consejos



Suegra y Nuera

Así como hablamos en un artículo sobre cómo llevarse bien con los suegros, también es importante conocer las características que debe tener una buena suegra, pues tantos chistes y bromas alrededor del tema, pueden tener algo de realidad... Hay errores cometidos por los padres que pueden terminar dañando la relación matrimonial de sus hijos, sin ser esa su intención.

No cabe duda que es difícil cuando los hijos se van de casa a conformar una nueva familia; no obstante, el mayor deseo de un padre es que sus hijos sean felices, así en algunos casos, no sea la vida que se hubiese querido para ellos.

Por eso, una vez que los hijos contraen matrimonio, la actitud de los padres ha de ser de acompañamiento y apoyo, no de críticas ni comentarios destructivos que perturben su armonía. De allí la importancia de conocer las actitudes que pueden llegar a afectar la vida conyugal de los hijos.

Principales errores de las suegras

El respeto es el que debe reinar en la relación suegros – nuera/yerno, mantenerse al margen de las decisiones y del modo de vida de los hijos y sus familias. Los siguientes son los principales errores que se deben evitar a toda costa:

- Tratar de tener autoridad en el hogar del hijo.

- Criticar los gustos de la nuera en la decoración de la casa que pertenece -exclusivamente- a la pareja de casados.

- Imponer su propia manera de criar, tratar y educar a los nietos.

- Reclamar mediante comentarios subliminales que el hijo casado siga viviendo en su hogar, pues en el fondo no desea vivir la separación que implica el matrimonio de un hijo.

- Ser cómplice de todos los errores que comete el hijo y entonces se forman como dos bandos: por un lado mamá e hijo(a) y por otro, la esposa(o) quien cada vez se siente más frustrada(o) al no poder ayudar a que su pareja se corrija.

- Hacer toda clase de “maromas” para capturar la atención del hijo sin importarle que descuide su propia relación matrimonial.


Nueve grandes consejos 

Partiendo de los errores descritos, compartimos los siguientes consejos propuestos por Sylvia Villarreal desde el portal arvo.net, los cuales son muy acertados para las madres que pronto serán suegras, o para aquellas que ya lo son -nunca es tarde para reconstruir una buena relación-.

1. No juzgues. Por lo regular desde que conocemos a la pareja de nuestro hijo, nos formamos una idea en nuestra mente de cómo es. Sin embargo, busca la oportunidad para conocerla mejor y no te dejes llevar por cómo crees que ella es, ¡mejor trátala para conocerla más!

2. Pon siempre de tu parte. Por un momento, ponte en su lugar y piensa que ella/él siempre tratará de agradarte porque eres la mamá de la persona que ama; así es que tú también pon de tu parte para iniciar una verdadera amistad.

3. No te entrometas. Recuerda que los problemas de pareja son de dos únicamente. No trates de ayudar a solucionarlos porque puede resultar peor, ni mucho menos pongas a tu hijo en contra de su cónyuge. Sólo ellos podrán tomar una decisión de lo que deben hacer.

4. Dale el lugar que le corresponde. Es verdad que como madres sentimos que merecemos el amor completo de nuestros hijos, sin embargo, debes entender que ahora su pareja tiene prioridad. La idea que dice “si a este mundo no llegaron con esposa(o), primero está la madre”, es totalmente errónea. Así como tú un día lo hiciste, ellos ahora han formado una familia que está antes que nada.

5. No la hagas quedar mal. Es obvio que con tu experiencia sabes mucho más cosas que tu nuera y te queda mucho más rica la comida o mejor planchada la ropa. Pero no es necesario que se lo recuerdes siempre y mucho menos en público, ¡al contrario! Felicítala cuando decida hornear el pastel de chocolate que tanto le gusta a tu hijo (aunque no haya esponjado perfectamente). De nuevo ponte en su lugar y date cuenta de lo mal que se siente que te digan que te equivocaste, y sobre todo si se trata de tu suegra.

6. No le des consejos no pedidos. Muchas veces con la intención de ayudar aconsejamos a nuestras nueras/yernos de cómo educar a los hijos y hasta cómo tratar a nuestra pareja, pero no debe de ser así. Ellos son los únicos que tienen la completa autoridad y decisión de saber cómo actuar. Lo mejor es que esperes a que sean ellos quienes te pidan tu opinión.

7. Cuando algo anda mal... Cuando sientas que tu nuera se ha “pasado de la raya”, actúa inteligentemente y no hagas más grande el problema. Nunca vayas con el chisme a contárselo a tu hijo (es una posición difícil para él). El solo se dará cuenta tarde o temprano de lo que ocurre y sabrá qué hacer.

8. Propicia un ambiente de cordialidad. Sorpréndelos con una rica cena en casa, o proponiendo actividades juntos: un día de campo, ir de compras (sólo con tu nuera) o ir al cine.

9. Sé atenta. Cada vez que sientas que tu nuera puede necesitar ayuda (al organizar una fiesta, cuando se encuentra enferma o que acaba de dar a luz) nunca está de más que ofrezcas sinceramente tu apoyo para lo que se requiera e independientemente de la respuesta, siéntete feliz y propicia un ambiente cordial.


284 ¿Su Fe es la Fe de la Iglesia? ¡Compruébelo!



Esta es nuestra Fe, la Fe de la Iglesia que nos gloriamos de profesar en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Bienaventuranzas
284. ¿Por qué son tan importantes las bienaventuranzas?

Quien anhela el reino de Dios tiene en cuenta la lista de prioridades de Jesús: las bienaventuranzas. [1716-1717, 1725-1726]


Comenzando por Abraham, Dios ha hecho promesas a su pueblo. Jesús las retorna, amplía su validez hasta el cielo y las convierte en su propio programa de vida: el Hijo de Dios se hace pobre para compartir nuestra pobreza, se alegra con los que están alegres y llora con los que lloran (Rom 12,15); no recurre a la violencia, sino que ofrece la otra mejilla (Mt 5,39); tiene misericordia, siembra la paz y con ello muestra el camino más seguro hacia el cielo.



* El texto (pregunta y respuesta) proviene del Youcat = Catecismo para Jóvenes. Los números que aparecen después de la respuesta hacen referencia al pasaje correspondiente del Catecismo de la Iglesia Católica que desarrolla el tema aún más. Basta un clic en el número y será transferido. 

lunes, 20 de noviembre de 2017

LUTERO Y LOS EFECTOS DEL LUTERANISMO

Alberto Bárcena, doctor en Derecho y en Historia y profesor en el Instituto de Humanidades Ángel Ayala de la Universidad San Pablo CEU de Madrid, explica para Agnus Dei Prod la naturaleza profundamente destructiva de la herejía luterana y sus devastadores efectos espirituales, políticos, sociales y culturales.








NO ha ido a misa el domingo. ¡Vea lo que perdió?



 ir a misa el domingo


Es domingo: Contemplar y Vivir el Evangelio del día

33º  domingo del Tiempo Ordinario

Para empezar: Retírate… Recógete… Silénciate… Es hora de Encuentro. Te espera… Entra dentro de ti y de Él, Dios… Oh mi Dios, Trinidad a quien adoro… Gloria a ti, Señor, que vives en mí… Oh Tú, que vives en Ti en lo más hondo de mí, que resuene tu voz en lo más hondo de mí… Que yo escuche y acoja tu voz dentro de mí… Espíritu Consolador, Ven…

Leer despacio el texto del Evangelio: Mateo 25,14-30

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: “Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus siervos y les dejó el encargo de sus bienes: a uno le  dejó cinco talentos, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó. Al cabo de mucho tiempo viene el señor de aquellos siervos y se pone a ajustar las cuentas con ellos. Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo: ´Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco´. Su señor le dijo: ´Bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en el gozo de tu señor´. Se acercó luego el que había recibido dos talentos y le dijo: ´Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos´. Su señor le dijo: ´Bien, siervo bueno y fiel, como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante: entra en el gozo de tu Señor´. Se acercó también el que había recibido un talento y dijo: ´Señor, sabía que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces, tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo´. El señor le respondió: ´Eres un siervo negligente y holgazán. ¿Con que sabía que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con intereses. Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese siervo inútil echadle fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y el rechinar de dientes´”.  

Contemplar…, y Vivir…  

[Esta es la conocida parábola de los talentos. A través de ella, Jesús nos enseña de nuevo, como el pasado domingo, algo más sobre la vigilancia cristiana, cómo es esta vigilancia mientras se espera el regreso del Señor. Precisamente, no de brazos cruzados, sino bien activa. Recordemos también que ésta como toda parábola, “ha de ser interpretada en forma global, en su conjunto. Pues este tipo de género literario no pone el acento en los detalles de la narración, sino que propone una verdad fundamental a través de un relato ficticio, considerado en su globalidad y el cual posee algunos rasgos de exageración”, para atraer más nuestra atención e interesarnos en el tema concreto]. Contempla a Jesús y cómo se esmera en explicar un tema tan decisivo en la esperanza y experiencia cristianas.

>Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus siervos y les dejó el encargo de sus bienes: a uno le  dejó cinco talentos, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó… El talento era la moneda más apreciada en su tiempo o la que más valía. Esto ya enseña mucho: al margen de la cantidad recibida, cada uno de los siervos recibió mucho. Así es para el creyente: todos recibimos de Dios cantidades diferentes de talentos y dones, sin duda; pero también es verdad que hemos recibido de Él mucho; tanto, que todos tenemos de sobra para vivir aquí abajo la voluntad de Dios, trabajar por su Reino y su justicia, comprometerse con las causas de los más desfavorecidos y el bienestar y la felicidad propia y la de los demás. No te quepa duda. ¿Por qué piensas tantas veces lo contrario o te quejas a Dios, y también de los demás? No te equivoques. ¡Has recibido tanto! ¿Le das gracias a Dios por ello?...

Además. Los talentos recibidos no son tan solo las cualidades humanas de cada uno, ni los bienes que se poseen, aunque también todo esto puede ser incluido en esa categoría. ¿Qué son entonces? Algo más trascendente: en el contexto del evangelio de san Mateo, los talentos de la parábola, “representan sobre todo la gracia de la que han sido objeto los discípulos, quienes han recibido gratuitamente la revelación de los misterios del Reino y la misión de vivirlos y anunciarlos como comunidad mesiánica”. Para nosotros hoy representan la gracia bautismal y la sacramental, el conocimiento, la vivencia  y el testimonio de los misterios del Señor como discípulos misioneros suyos, articulado todo ello en una comunidad de fe. ¿Me doy cuenta de lo que he recibido? ¿Cómo lo administro? ¿Qué rentabilidad estoy sacando de este caudal de gracia? ¡Ojo! Esta rentabilidad no hay que medirla en provecho propio, sino en beneficio y servicio de todos. ¿Es así?...

>Al cabo de mucho tiempo viene el señor de aquellos siervos y se pone a ajustar las cuentas con ellos. Por esta razón hay que vigilar y no quedarse cruzados de brazos disfrutando del capital recibido. El señor pide cuentas a cada uno en particular, pues a cada uno le ha dado un tanto diferente.

>´Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco… Se acercó luego el que había recibido dos talentos, y le entregó otros dos…´ Los siervos responden con aplomo y seguridad, como quien es responsable y agradecido. La respuesta del señor a los dos es la misma y clara: reciben alabanza y premio por su buena forma de actuar y su audacia en el trabajo. Les dice:

>´Bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en el gozo de tu señor´. Está muy claro: los dos primeros han sido responsables y activos con la gracia de la salvación recibida. Representan al discípulo cristiano ideal que espera activamente a su Señor. Por tanto, vigilar esperando la llegada de Jesús, el Señor, que vendrá al final como juez y Señor, quiere decir ser fieles a través del compromiso generoso y constante. Hay que repetirlo: no se trata solo de que se beneficien ellos, ya que trabajan y arriesgan para su señor. En definitiva, se trata de una rentabilidad social, ya que trabajar para el Señor, que es Dios, es trabajar para los hermanos, servirlos. ¿Estoy dándome o bien soy pasivo y mi vigilancia es solo esperar…, y ya veremos? ¿Imagino qué respuesta me daría a mí el Señor ahora mismo? En conciencia, ¿cuál sería? ¿O pienso que es mejor no pensar en estas cosas?...

>Se acercó también el que había recibido un talento y dijo: ´Señor, sabía que eres exigente…, tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo´… Eres un siervo negligente y holgazán…. Pues debías haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con intereses. ¡Qué diferencia con los dos siervos anteriores! ¿Qué ha pasado? Sencillamente que, por miedo a su señor y por falta de coraje, o por comodidad, se conforma con guardar al seguro su talento para no perderlo. ¡Es más fácil! Qué irresponsable. Ni siquiera reconoce la gratuidad del patrón. Ni se le ocurre pensar que así está malgastando el tiempo y las posibilidades de sacar al menos algún provecho de los dones recibidos. Es fuerte, pero hemos de decirlo: su falta de compromiso y su irresponsabilidad ante lo recibido, le llevará al final a una condena total. El miedo y la actitud y comportamiento de este siervo equivalen a la falta de fe y de confianza en el Señor, ¿No estará ocurriendo esto mismo a tantos cristianos de nuestros días? ¿Y a mí? Se conforman tales cristianos con evitar el mal, -eso dicen, a veces-, sin darse cuenta de lo que se pierde por no hacer el bien. Se dejan llevar por el miedo, no quieren correr riesgos y entierran su responsabilidad y el bien de los demás. ¡Eso no es cristiano! Los dones recibidos, la fe y el compromiso correspondiente en el seguimiento de Jesús, no se conjugan con lo políticamente correcto, ni con el no querer tocar nada del presente o refugiarse en el pasado, ¡porque hay riesgo!, ¡porque no quieren ensuciarse las manos! Así no vamos a ninguna parte… Así no hay futuro ni esperanza… ¿Qué y cómo estoy obrando yo con tantas gracias recibidas? ¡Es muy serio! ¿Tengo coraje? ¿Sé arriesgar, aunque a veces no sea fácil?

>Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez… Echadle fuera…, a las tinieblas… El desenlace final es dramático: premio y castigo tienen un valor de futuro definitivo en el más allá. No te quepa duda alguna: la experiencia de fe supone ante todo una relación personal con el Señor, que se expresa y se realiza a través de la fidelidad vigilante activa, dinámica, como respuesta a la iniciativa gratuita del Señor, que te ha dado y sigue dando tanto. ¿Cómo estoy encarando yo ahora, en concreto, el encuentro con mi Señor mañana, cuando vuelva?

Para terminar: Da gracias a Dios, ¡te ha dado tantos talentos, sobre todo a partir de la fe! Recoge algo, o mucho, de lo que en este momento te ha dado de luz, de interés, de fe y compromiso cristiano… Y pídele que esto arraigue en tu corazón y en tu vida durante la semana… Que te dé fortaleza. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

Dentro, muy dentro de ti

Quizás le interesa también: Comprender la importancia de la misa dominical



283 ¿Su Fe es la Fe de la Iglesia? ¡Compruébelo!

Esta es nuestra Fe, la Fe de la Iglesia que nos gloriamos de profesar en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Bienaventuranzas

283 ¿Qué dicen las bienaventuranzas?

Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados.

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.

Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán ellos llamados hijos de Dios.

Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

Bienaventurados vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo. (Mt 5,3-12)




* El texto (pregunta y respuesta) proviene del Youcat = Catecismo para Jóvenes. Los números que aparecen después de la respuesta hacen referencia al pasaje correspondiente del Catecismo de la Iglesia Católica que desarrolla el tema aún más. Basta un clic en el número y será transferido. 

domingo, 19 de noviembre de 2017

Defendamos la vida - rechacemos el asesinato del aborto

(ACI).- La vida comienza en la concepción y la ciencia es clara al respecto. Pero si alguien aún tiene dudas, este bebé aplaudiendo dentro del vientre de su madre terminará de convencerlo.
Con solo 12 semanas de gestación, el pequeño Jean Lucca ya juega y se mueve dentro del vientre.

Como lo revela el video de la ecografía, publicada en Instagram por su madre, Jean Marie Williamson, el bebé aplaude repetidamente mientras se mueve dentro del útero.
De acuerdo a MedlinePlus de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, entre las 11 y las 14 semanas de gestación –edad fetal a la que en algunos países, como Estados Unidos, se permite el aborto a pedido– el rostro del bebé ya está bien formado, aparecen las uñas en dedos de manos y pies, aparecen los genitales y el bebé ya puede hacer un puño con la mano.




MADRID, 11 Nov. 17 / 03:17 pm (ACI).- La activista pro vida Abby Johnson publicó recientemente un vídeo similar al que lanzó la cadena de televisión CNN, en el que se ve una ecografía y desmiente de manera sencilla y contundente que no se trata de un “grupo de células” -como dicen los abortistas-, sino de una persona.
Hace unas semanas la cadena de televisión americana CNN publicó un vídeo en el que criticaba las “fake news”, noticias falsas, que se extienden en algunos medios de comunicación.
En el vídeo de CNN se veía una manzana, mientras que una voz afirmaba: “Algunos intentarán decirte que esto es una banana”.
“Podrán gritar banana, banana, banana una y otra vez. Hasta tú podrías empezar a creer que es una banana. Pero no lo es. Esto es una manzana. Primero la verdad”.
La activista provida y ex trabajadora de la clínica abortista Planned Parenthood, Abby Johnson, publicó recientemente un video similar al de CNN en defensa de la vida.
En esta ocasión se muestra la imagen de una ecografía y la silueta de un niño en el vientre de la madre.
Y se escucha: “Esto es una persona. Algunos intentarán hacerte creer que él o ella es solo un cúmulo de células”.
“Pueden gritar que es un parásito, un quiste de tejidos o un potencial ser humano, una y otra vez. Pueden poner CÚMULO DE CÉLULAS en mayúsculas”, afirma el vídeo.
Y concluye: “Incluso puedes empezar a pensar que esto es simplemente un cúmulo de células. Pero no. Esto es una persona”.

Una manzana es una manzana
Un video creado por la cadena estadounidense de noticias CNN podría, involuntariamente, ser una de las respuestas más breves y claras sobre las mentiras de la ideología de género.
El video, creado originalmente para criticar las “fake news” (noticias falsas) en internet y publicado en Twitter, presenta una manzana, sobre la que “algunos intentarán decirte que esto es una banana”.
“Podrán gritar banana, banana, banana una y otra vez”, señala y advierte que “"hasta tú podrías empezar a creer que es una banana”.
“Pero no lo es. Esto es una manzana”, asegura el video, que concluye con el lema “Primero la verdad”.
Diversos usuarios de la red social rápidamente encontraron la relación del video con las mentiras de la ideología de género, y lo destacaron en sus comentarios.

“Y si la manzana nace sintiéndose banana, hay que comprenderla, integrarla, y al que le diga manzana señalarlo con el dedo y condena social”, escribió uno con ironía.