jueves, 16 de junio de 2016

Cultiva las 6 vías de la humildad

La deseas, pero ¿aceptarás los medios que conducen a ella?

Cultiva las 6 vías de la humildad


The Catholic Gentleman, aleteia
Los santos afirman con claridad que la humildad es el fundamento de toda creencia espiritual. Si no somos humildes, no somos santos. Así de simple. "Aprendan de mi que soy manso y humilde de corazón y encontrarán descanso para sus almas" (Mt 11, 29). Pero por muy sencillo que sea saber que debemos ser humildes, no siempre es fácil poner en práctica esta virtud. Aquí disponen de seis métodos para cultivar la virtud de la humildad.

  1. REZAR PIDIENDO LA VIRTUD DE LA HUMILDAD
Toda virtud toma forma en el alma gracias a la práctica frecuente de la oración. Si deseáis realmente ser humildes, rezad todos los días por recibir esta gracia. Pedid a Dios que os ayude a derrotar a vuestro amor propio. Como enseñaba el santo cura de Ars:
Cada día deberíamos pedir a Dios con todo nuestro corazón por la virtud de la humildad y la gracia de comprender que no somos nada por nosotros mismos, y que nuestro bienestar corporal y espiritual viene sólo de Él.
Para ello, os recomiendo encarecidamente una hermosa oración conocida como Letanías de la humildad.

  1. ACEPTAR LA HUMILLACIÓN
Tal vez la manera más dolorosa, pero también la más eficaz, de aprender humildad sea la de aceptar las circunstancias humillantes y embarazosas. En palabras del padre Gabriel de Santa Marie-Madeleine:
Muchas almas querrían ser humildes, pero pocas desean la humillación. Muchos piden a Dios rezando fervorosamente por que les haga humildes, pero muy pocos desean ser humillados. Sin embargo, es imposible obtener la virtud de la humildad sin las humillaciones; de igual forma que a través del estudio podemos adquirir conocimiento, es a través del camino de la humillación que podemos lograr humildad.

Mientras deseemos la virtud de la humildad pero no estemos dispuestos a aceptar los medios que conducen a ella, no estaremos verdaderamente en el buen camino para adquirirla. Incluso si en algunas situaciones somos capaces de actuar humildemente, podría ser solamente el resultado de una humildad superficial y aparente, en vez de una humildad real y profunda. La humildad es la verdad; por consiguiente, decimos que, puesto que no poseemos nada por nosotros mismos, a excepción del pecado, es justo que recibamos humillación y desprecio.

  1. OBEDECER A LA AUTORIDAD
Una de las manifestaciones más evidentes de orgullo es la desobediencia. Paradójicamente, la desobediencia y la rebelión son aclamadas como grandes virtudes en la sociedad occidental moderna. La caída de Satán fue a causa de su orgullo: Non serviam, “No serviré”.
Por otro lado, la humildad se manifiesta siempre como obediencia a la autoridad, ya esté representada por un jefe o por el gobierno. Como decía san Benito:
El primer grado de humildad es la obediencia sin demora.

  1. DESCONFIAR DE UNO MISMO
Los santos nos dicen que si desconfiáramos de nosotros mismos y depositáramos nuestra confianza únicamente en Dios, entonces nunca cometeríamos ningún pecado. El sacerdote y escritor Lorenzo Scupoli llegó incluso a decir que:
La desconfianza en uno mismo es indispensable en el combate espiritual. Sin esta virtud, no podemos esperar vencer nuestras más débiles pasiones, y aún menos conseguir la victoria.

  1. RECONOCER QUE NO SOMOS NADA
Otro medio muy eficaz de cultivar la humildad es meditar sobre la grandeza y el esplendor de Dios, reconociendo al mismo tiempo nuestra propia nulidad en comparación a Él. El cura de Ars afirma que:
¿Quién podrá contemplar la grandeza de un Dios, sin anonadarse en su presencia, pensando que con una sola palabra ha creado el cielo de la nada, y que una sola mirada suya podría aniquilarlo? ¡Un Dios tan grande, cuyo poder no tiene límites, un Dios lleno de toda suerte de perfecciones, un Dios de una eternidad sin fin, con la magnitud de su justicia, con su providencia que tan sabiamente lo gobierna todo y que con tanta diligencia provee a todas nuestras necesidades! ¡Ante Él no somos nada!

  1. CONSIDERAR A LOS DEMÁS SUPERIORES A UNO MISMO
Cuando somos orgullosos, pensamos inevitablemente que somos mejores que los demás. Rezamos como el fariseo: “Señor, te doy gracias porque no soy como los demás hombres”. Esta satisfacción con uno mismo es increíblemente peligrosa para nuestras almas y es una abominación para Dios. Las Escrituras y los santos afirman que el único camino seguro consiste en considerar que los demás son mejores que nosotros mismos. “No hagan nada por rivalidad o por orgullo, sino con humildad, y que cada uno considere a los demás como mejores que él mismo”, afirma san Pablo (Fil 2:3).

Tomás de Kempis resume esta enseñanza en el capítulo 7 de su clásico La Imitación de Cristo:
No te estimes por mejor que otros, porque no seas quizá tenido por peor delante de Dios, que sabe lo que hay en el hombre. No te ensoberbezcas de tus buenas obras, porque de otra manera son los juicios de Dios que los de los hombres, y a Él muchas veces desagrada lo que a ellos contenta. Si tuvieres algo bueno, piensa que son mejores los otros, porque así conservas la humildad. No te daña si te pusieres debajo de todos; mas es muy dañoso si te antepones a sólo uno. Continua paz tiene el humilde; mas en el corazón del soberbio hay emulación y saña frecuente.

CONCLUSIÓN
No cabe duda al respecto: la humildad es el fundamento de toda vida espiritual. Sin esta virtud, jamás podremos progresar en santidad. Sin embargo, la humildad no es simplemente una abstracción para ser admirado. Es una virtud que aprender y practicar en las circunstancias de la vida cotidiana, a menudo dolorosas. Hagamos todo lo posible para ser siempre humildes, a imagen de Jesucristo, que “renunció a lo que era suyo y tomó naturaleza de siervo, haciéndose como todos los hombres”.

Vea también:



No hay comentarios:

Publicar un comentario