sábado, 25 de marzo de 2017

¿Sabría enumerar todos los Sacramentos? 172


Esta es nuestra Fe, la Fe de la Iglesia que nos gloriamos de profesar en Cristo Jesús, Señor nuestro

Sacramentos

172. ¿Cuántos sacramentos hay y cómo se llaman?
Los SACRAMENTOS de la Iglesia son siete: Bautismo,  CONFIRMACIÓN, EUCARISTÍA, Penitencia, Unción de los enfermos, Orden sacerdotal y Matrimonio. [1210]
Sacramentos

* El texto (pregunta y respuesta) proviene del Youcat = Catecismo para Jóvenes. Los números que aparecen después de la respuesta hacen referencia al pasaje correspondiente del Catecismo de la Iglesia Católica que desarrolla el tema aún más. Basta un clic en el número y será transferido. 

51 La Santa Misa contada en Historietas


La Santa Misa contada en Historietas



  51. Permanece y vuelve de nuevo.

(Podéis ir en paz)

Año 1453. Los turcos bajo el mando del sultán Mahoma II han conquistado Constantinopla después de un asedio prolongado. La gente busca refugio en la Hagia Sofía, la catedral de la "Sabiduría Divina". Apretados unos contra otros están arrodillados. La catedral tiene un segundo piso hecho de cuerpos humanos. Lloran, gimen y rezan. En el altar mayor el monje ciego, Makarios, celebra la Sagrada Liturgia, la Santa Misa.

Los turcos irrumpen el santuario. Luego de haberse reunido afuera empujan las puertas de bronce. Como primero entra, sentado en su caballo, el sultán Mahoma II. Cabalga por encima de los cuerpos humanos. Detrás vienen cabalgando los oficiales. Ante el iconostasio, ante la pared que está cubierta de imágenes santas, se detiene. Manda que destrocen las imágenes a fuerza de hachazos. El sultán espolea su caballo. El caballo sube el altar mayor. Allí el sultán se para. Quiere decir que no solamente ha conquistado la ciudad imperial sino el cristianismo.

Cuando el sultán entró a la catedral, en ese momento el monje ciego, Makarios, abandona el altar. En sus manos lleva el santísimo sacramento. Con paso seguro camina hacia la columna que sostiene la cúpula. Quieren pararlo porque parece que no se percata de la columna. Sin embargo continua caminando hacia la columna. Esta se abre y se cierra. El monje está encerrado en la columna, con el sacramento en sus manos. La fe del pueblo dice que volverá algún día y pondrá el cáliz en el altar y celebrará la Santa Misa.

Puede ser que no nos dejarán ya celebrar la Santa Misa. Los enemigos exteriores pueden convertir las iglesias en cinemas como sucedió con muchas en Rusia. Enemigos interiores pueden querer robarnos la fe en el cuerpo y la sangre de Cristo, en el sacrificio de la cruz. ¡Que quede en tu corazón la fe en el santísimo sacramento del cuerpo y de la sangre: "¡No permitas que nunca me separe de Ti" - aunque estén cabalgando por encima de nuestras cabezas y de nuestros cuerpos! ¡Que El resucite en todos los lugares donde han tratado de aplastarlo! Resucita en todo lugar donde una persona, en cuya vida estaba "empotrada la fe en el cuerpo y la sangre de Cristo", nuevamente vuelve a Cristo.

Frases que un adolescente necesita escuchar de sus padres




Es posible que tu hijo sepa cuánto lo quieres y que estás ahí para cuando te necesite, ¿pero se lo has dicho? ¿Con qué frecuencia? ¿En qué circunstancias? Tal vez las fricciones causadas por la edad, dejan de lado la parte cariñosa y cercana que todo padre debe brindar.
Todos hemos tenido momentos en que necesitamos una voz de aliento, unas palabras que nos reconforten; lo mismo sucede con los hijos, en especial cuando son adolescentes. En esta etapa, cargada de turbulencias emocionales, los hijos piden a gritos la presencia, el cariño y la autoridad paterna; así demuestren lo contrario.
Las siguientes son frases que empoderan a los chicos y les recuerdan que siempre se busca lo mejor para ellos pues el amor que se siente hacia un hijo es infinito e inexplicable. Las palabras son muy poderosas, y más cuando vienen de los padres, así que ¡manos a la obra!
1. “¡Tú puedes!”
La adolescencia es una etapa de crisis, en la cual la seguridad y la autoconfianza brillan por su ausencia. Aunque no todos los chicos son iguales, son rasgos que se presentan con frecuencia. Por lo tanto los hijos necesitan saber que sus padres creen en ellos, creen en sus capacidades y los consideran más capaces de lo que ellos piensan; de esta manera los haces más fuertes y valientes.
2. “Todo en la vida requiere un esfuerzo”
No existe nada fácil en la vida, y si algún día descubren algo fácil pues es muy factible que sea incorrecto. Esto lo deben tener muy claro los hijos y no hay que esperar que sean adolescentes para hacérselo saber. Desde pequeños hay que inculcarles que toda recompensa lleva un trabajo detrás, que el artista o el futbolista que tanto admiran, tuvo que luchar bastante para ganarse ese puesto, y cuando las cosas se las pintan fáciles, pues simplemente hay “gato encerrado”.
Hazle conocer el mundo adulto –que es el mundo real– sin pintárselo de forma trágica ni tenebrosa, pero hazle saber que la vida implica retos y responsabilidades las cuales estará en plena capacidad de asumir.
3. “Aprende de los errores”
“Los errores son aprendizajes y como padres te perdonamos.” Y si quieres puedes añadirle: “confiamos en que no lo volverás hacer, pues eres un chico muy capaz e inteligente!” Con esta poderosa frase le depositas nuevamente la confianza y es muy posible que salga arrepentido, además se dará cuenta de los padres tan valiosos que tiene.
Pero también deberá saber que toda acción genera una consecuencia negativa o positiva, dependiendo del caso. Explícale que por ley de vida, cuando se falta a una norma o a un acuerdo, siempre pasará algo. Lo mismo sucede en casa, si el chico ha fallado en su desempeño escolar a causa de su descuido o ha quebrantado las reglas de familia -como por ejemplo llegar más tarde de lo permitido-, debe asumir los efectos de dicho comportamiento.
4. “Te amamos y por eso te corregimos”
Cuando los padres se abren realmente de corazón es algo que genera un impacto muy positivo en los adolescentes. Nunca sobrará recordarles cuánto los quieren y todo lo que significa en sus vidas. Este ejercicio genera una conexión única y muchas veces es un paso determinante en la superación de los conflictos familiares.
5. “Valora cada momento y cada cosa que tienes”
Algunos chicos dan por sentado que el “mundo ideal” durará por siempre y además así lo exigen. Pues no. Si tienen un estudio, un techo, una familia que los espera, una deliciosa cena, es porque la vida los ha premiado y deben sentirse inmensamente agradecidos. Sin necesidad de recriminarles ni echarles en cara los esfuerzos que como padre has hecho por ellos, es necesario que se los digas, pues muchos niños no han tenido su suerte.
No hace falta aprenderse este artículo a modo de libreto para recitárselo a los hijos; basta con tomar las ideas generales que desde LaFamilia.info te proponemos para adaptarlas a la situación de cada quien. Vale aclarar además que todo lo anterior, debe ir acompañado de un tono cálido, un ambiente tranquilo, armonioso y privado: de padre a hijo, de corazón a corazón.
Artículo originalmente publicado por LaFamilia.info

viernes, 24 de marzo de 2017

No te imaginas lo que sucede cuando celebras la Liturgia 171

Esta es nuestra Fe, la Fe de la Iglesia que nos gloriamos de profesar en Cristo Jesús, Señor nuestro.


Efectos de la liturgia

169. ¿ Qué sucede con nosotros cuando celebramos el culto

divino?
Cuando celebramos el culto divino somos atraídos por el amor de Dios, somos sanados y transformados. [1076]


Todas las celebraciones litúrgicas de la Iglesia y todos sus SACRAMENTOS están orientados únicamente a que tengamos vida, y ésta en abundancia. Cuando celebramos el culto divino nos encontramos con quien ha dicho de sí mismo «Yo soy el camino y la verdad y la vida» (Jn 14,6). Quien va al acto litúrgico y está abandonado, recibe de Dios seguridad. Quien va al culto y se encuentra perdido, encuentra a un Dios que le espera. 



 Origen de la liturgia

170. ¿Cuál es el origen más hondo de la LITURGIA?
El origen más hondo de la LITURGIA es Dios, en quien existe una fiesta eterna y celestial del amor: la fiesta de la alegría del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Puesto que Dios es amor, quiere hacernos partícipes de la celebración de su alegría y regalarnos su BENDICIÓN. [1077-­1109]


Nuestros actos de culto terrenos tienen que ser celebraciones llenas de belleza y energía. Celebraciones del Padre, que nos ha creado, por eso los dones de la tierra tienen un papel tan importante: el pan, el vino, el aceite y la luz, el perfume del incienso, música divina y colores espléndidos. Celebraciones del Hijo, que nos ha salvado, por eso nos alegramos de nuestra liberación, respiramos hondamente escuchando la Palabra, nos fortalecemos al comer los dones eucarísticos. Celebraciones del Espíritu Santo, que vive en nosotros, por eso la riqueza desbordante de consuelo, conocimiento, valor, fuerza y BENDICIÓN que brota de las asambleas sagradas. 


Lo Esencial de la liturgia

171. ¿Qué es lo esencial de toda Liturgia?
La LITURGIA es siempre en primer lugar comunión con Jesucristo. Toda celebración litúrgica, no sólo la Eucaristía, es una fiesta de la Pascua en pequeño. Jesús celebra con nosotros el paso de la muerte a la vida y lo hace accesible para nosotros. [1085]


El acto litúrgico más importante del mundo fue la fiesta de la Pascua que Jesús celebró con sus discípulos en el Cenáculo la víspera de su Muerte. Los discípulos pensaban que Jesús iba a conmemorar la liberación de Israel del poder de Egipto. Pero Jesús celebró la liberación de toda la humanidad del poder de la muerte. En Egipto fue la «sangre del cordero» la que protegió a los israelitas del ángel de la muerte. Ahora es él mismo el Cordero, cuya sangre salva a la humanidad de la muerte. Porque la Muerte y la Resurrección de Jesús son la prueba de que se puede morir y, sin embargo, ganar la vida. Éste es el verdadero contenido de cada celebración litúrgica cristiana. Jesús mismo comparó su Muerte y Resurrección con la liberación de Israel de la esclavitud en Egipto. Con el término misterio pascual se designa por ello el efecto salvífico de la Muerte y Resurrección de Jesús. En forma análoga a la sangre del cordero que salvó las vidas de los israelitas en la salida de Egipto (Éx 12), Jesús es el verdadero Cordero pascual, que ha liberado a la humanidad de su encierro en la muerte y el pecado.


Lo Esencial de la liturgia

* El texto (pregunta y respuesta) proviene del Youcat = Catecismo para Jóvenes. Los números que aparecen después de la respuesta hacen referencia al pasaje correspondiente del Catecismo de la Iglesia Católica que desarrolla el tema aún más. Basta un clic en el número y será transferido. 

¿Cómo calmar la rivalidad entre hermanos?

Los padres de dos o más hijos se enfrentan, tarde o temprano, a tensiones más o menos virulentas entre hermanos y hermanas…

Rivalidades entre hermanos y hermanas


MATHILDE DE ROBIEN, aleteia
Las familias de dos o más hijos aprenden una realidad nueva, triste, ruidosa, quizás violenta: las tensiones entre hermanos.
A causa de personalidades diferentes o por sentimientos de envidia, estas tensiones envenenan la vida familiar y explotan en forma de gritos, llantos y disputas. ¿Qué hacer para no exacerbar las rivalidades inherentes entre nuestros hijos?

Las comparaciones avivan las rivalidades.

Comparar a los hijos les predispone al conflicto o al odio mutuo
Las comparaciones, ya sean desfavorables (“Tu hermana se comporta mejor que tú”), o favorables (¡Bien hecho! ¡Se te da mejor que a tu hermano jugar a esto!”), lo mejor es evitarlas. Las primeras menosprecian al niño y pueden hacerle creer que el padre o madre prefiere al hermano o hermana que se comporta mejor. Las segundas, aunque de hecho feliciten al niño, lo hacen en detrimento de otro que, de escuchar el comentario, se sentirá rechazado.
Estas expresiones que a veces acompañan nuestro día a día se convierten en una fuente de conflictos, incluso de odio hacia el hijo considerado “favorito”. Y es que el objetivo de un niño es conseguir tener la primera posición en el corazón de sus padres.
Entonces, ¿qué decimos? La respuesta que dan Adele Faber y Elain Mazlish, autoras de varias obras sobre comunicación entre adultos y niños, es que describamos de manera objetiva lo que nos gusta (“Veo que la habitación está muy bien ordenada”), o lo que nos disgusta (“Veo una niña que no está comiendo como es debido”). De esta manera, el mensaje se transmite sin entrar en comparaciones, acusaciones o menosprecio de nadie.
Comparar a los niños les hace competir.
Catherine Dumonteil-Kremer, autora de obras sobre educación, explica: “Cada niño es único y tiene necesidad de ser reconocido en lo personal. Sin embargo, la comparación va en contra de esta necesidad porque hace competir a los niños por la atención de sus padres, les empuja a alejarse de quienes son realmente para obtener su aprobación y su amor”. Así que compararlos implica ir en contra de amarlos tal y como son.
Cuidado con la comparación inconsciente.
Incluso sin hacer comparaciones explícitas, los niños pueden sentirse comparados. Un cumplido que se hace a alguno puede sentirse como una desvalorización por otro. Así pues, Fulanita puede pensar: “Papá ha dicho que Menganita ha sido amable, así que quiere decir que yo no lo soy”.
Por este motivo Adele Faber y Elaine Mazlish sugieren a los padres que feliciten a sus hijos en un momento privado.
Véronique Lemoine, psicóloga y psicoterapeuta, cofundadora de la asociación francesa Conocer Mejor la Angustia de la Separación (MCAdS), añade: “La comparación es un reflejo incontrolable: hay que educar al niño a negarse a esta competición inútil, lo cual es un auténtico desafío, pero le abrirá las puertas de la felicidad”.
Fulanita necesitaría escuchar frases clave de la psicóloga: “Todos somos diferentes. No tenemos que compararnos ni competir entre nosotros. Al compararte no conseguirás más amor de tu padre y tu madre. Debes ser quien eres, con tus más y tus menos”.
Poner etiquetas es hacer una comparación implícita.
Decir constantemente que “ella es la más deportista” o que “él es el más inteligente de la familia” alimenta profundas rivalidades entre hermanos y hermanas que pueden perdurar durante mucho tiempo.
Además, engendran estrés, celos y desánimo: estrés en la medida en que el niño calificado de fuerte en tal o cual ámbito no se concede el derecho al fracaso, por miedo a decepcionar a sus padres; celos y desánimo por los hermanos y hermanas que no se atreven a aventurarse en el dominio “reservado” al elegido.

Satisfacer la necesidad de amor de cada uno de los hijos.

Establecer momentos cara a cara con cada hijo.
Un niño siente que cuenta realmente para sus padres y se siente amado por ellos si se encuentra a solas con ellos de vez en cuando. Tampoco es necesario organizar una cena a la luz de velas en un gran restaurante.
Lo importante es la disponibilidad de los padres para cada hijo y la calidad de la interacción. Véronique Lemoine afirma que al pasar un momento de exclusividad con cada hijo, los padres “rellenan su depósito emocional”. Al verse reafirmado en el amor de sus padres, el niño ya no ve rivalidad en sus hermanos o hermanas.
Demostrar equidad y no igualdad.
“No se puede responder con justicia a las necesidades de cada uno pretendiendo darle la misma cosa a todos”. Esta es la premisa que plantean Faber y Mazlish, a partir de la cual elaboran una teoría que afirma que los niños no tienen necesidad de ser tratados todos igual, sino de ser tratados cada uno según sus necesidades.
Las expertas escriben en su libro Jalousies et rivalités entre frères et sœurs (Celos y rivalidades entre hermanos y hermanas): “En lugar de dar la misma cantidad a todos, dar a cada uno según su necesidad: ¿quieres más o menos comida? En lugar de dedicar el mismo tiempo a todos, dedicar a cada uno el tiempo que necesite: sé que pasó mucho tiempo ayudando a tu hermana con su redacción. Es importante para ella. En cuanto haya terminado, quiero que me digas qué es importante para ti”.

¿Cómo curar los celos?

El hecho de sentir celos es normal y puede producirse a lo largo de toda nuestra existencia. Sólo la reacción provocada por esta envidia puede ser malsana: violencia, desobediencia, agresividad… Lo esencial es hacer entender al niño que es amado, tanto más cuando tiene hermanos y hermanas.
Véronique Lemoine propone“Los corazones”, un ejercicio concreto para hacer con el niño y explicarle que el amor de un padre hacia sus hijos no se divide, sino todo lo contrario, se multiplica:
Tomad un folio blanco, papel adhesivo post-it en forma de corazón y un bolígrafo. “Voy a mostrarte que mi corazón (representado por el folio blanco) es inmenso”. Coged uno de los post-it, escribid dentro el nombre de vuestro hijo y luego pegadlo en el folio.
“Desde que comenzaste a vivir en mi vientre, en mi corazón apareció otro corazón totalmente nuevo, precioso, lleno de amor únicamente para ti”.
Luego proceded de la misma forma escribiendo el nombre de cada uno de los otros hijos en un post-it distinto. “Las cosas que tengo que compartir, mis manos, mi tiempo, mis besos, mis abrazos, son sólo signos de amor. Pero mi corazón de amor hacia ti no ha cambiado, mi amor hacia ti sigue intacto”.


jueves, 23 de marzo de 2017

La Cuaresma en la Biblia



cuaresma



Estamos pasando un período de fechas litúrgicas muy importantes que preceden la Semana Santa.

Por ello, es necesario saber fundamentar también estas fiestas frente a aquellos que nos cuestionan el por qué celebramos ciertos días, por qué ayunamos, por qué nos abstenemos de comer carne, por qué ciertos colores, etc. He aquí un articulo donde intentaré explicar todo esto:
1.-¿QUE ES LA CUARESMA?
La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua. Es tiempo para arrepentirnos de nuestros pecados y de cambiar algo de nosotros para ser mejores y poder vivir más cerca de Cristo.
La Cuaresma dura 40 días; comienza el Miércoles de Ceniza y termina antes de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo. A lo largo de este tiempo, sobre todo en la liturgia del domingo, hacemos un esfuerzo por recuperar el ritmo y estilo de verdaderos creyentes que debemos vivir como hijos de Dios.
El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa luto y penitencia. Es un tiempo de reflexión, de penitencia, de conversión espiritual; tiempo de preparación al misterio pascual.
En la Cuaresma, Cristo nos invita a cambiar de vida. La Iglesia nos invita a vivir la Cuaresma como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas. Nos invita a vivir una serie de actitudes cristianas que nos ayudan a parecernos más a Jesucristo, ya que por acción de nuestro pecado, nos alejamos más de Dios.
Por ello, la Cuaresma es el tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. Cada día, durante toda la vida, hemos de arrojar de nuestros corazones el odio, el rencor, la envidia, los celos que se oponen a nuestro amor a Dios y a los hermanos. En Cuaresma, aprendemos a conocer y apreciar la Cruz de Jesús. Con esto aprendemos también a tomar nuestra cruz con alegría para alcanzar la gloria de la resurrección.

 cuaresma


2.-¿PORQUE SON 40 DÍAS?
Es algo habitual el que algunos grupos religiosos cuestionen el por qué guardamos 40 días durante la Cuaresma y en este periodo ayunamos y nos abstenemos de comer carne. Quizás muchos católicos no se lo han preguntado, o nunca se hayan parado a pensarlo , pero el hecho de ser 40 días esta basado en las propias Escrituras. En ellas el número 40 tiene un significado especial, podemos observar fácilmente como 40 días hubo de diluvio, los cuarenta años de la marcha del pueblo judío por el desierto, de los cuarenta días de Moisés y de Elías en la montaña, de los cuarenta días que pasó Jesús en el desierto antes de comenzar su vida pública, de los 400 años que duró la estancia de los judíos en Egipto.
En la Biblia, el número cuatro simboliza el universo material, seguido de ceros significa el tiempo de nuestra vida en la tierra, seguido de pruebas y dificultades.
El número 40 tiene también valor simbólico. Representa el "cambio", de un período a otro, los años de una generación. Por eso el diluvio dura 40 días y 40 noches (pues es el cambio hacia una nueva humanidad). Los israelitas están 40 años en el desierto (hasta que cambia la generación infiel por otra nueva). Moisés permanece 40 días en el monte Sinaí, y Elías peregrina otros 40 días hasta allí (a partir de lo cual sus vidas cambiarán). Jesús ayunará 40 días (porque es el cambio de su vida privada a su vida pública). Por eso es que dura 40 días porque a partir de ese tiempo nuestra vida tiene que cambiar, es decir tenemos estar preparados para recibir al Señor tras los 40 días.
Los siguientes períodos de cuarenta días, se pueden enumerar:
Ayuno de Moisés en el monte
28 Moisés estuvo allí con Yahveh cuarenta días y cuarenta noches, sin comer pan ni beber agua. Y escribió en las tablas las palabras de la alianza, las diez palabras. Éxodo 34:28
Viaje de Elías a Horeb
8 Se levantó, comió y bebió, y con la fuerza de aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta el monte de Dios, el Horeb. 1Reyes 19:8
Estancia de Cristo en el desierto antes de su la tentación
2 Y después de hacer un ayuno de cuarenta días y cuarenta noches, al fin sintió hambre. Mateo 4:2
La práctica de la Cuaresma data desde el siglo IV, cuando se da la tendencia a constituirla en tiempo de penitencia y de renovación para toda la Iglesia, con la práctica del ayuno y de la abstinencia. Conservada con bastante vigor, al menos en un principio, en las iglesias de oriente, la práctica penitencial de la Cuaresma ha sido cada vez más aligerada en occidente, pero debe observarse un espíritu penitencial y de conversión. Ya desde el siglo V algunos Padres apoyaban la tesis de que este ayuno de cuarenta días era una institución apostólica. Por ejemplo, San León (+ 461) exhorta a sus oyentes a abstenerse para que "puedan cumplir con su ayuno la institución apostólica de los cuarenta días"- (P.L., LIV, 633).

cuaresma
3.-AYUNO:
 Es la práctica de limitar el consumo de comida y bebida para imitar los sufrimientos de Cristo durante su pasión y a través de toda su vida terrena. El ayuno nos recuerda que la conversión afecta y debe afectar todas las áreas de nuestra vida. La Iglesia por su parte ha especificado ciertas formas de penitencia, para asegurarse de que los Católicos hagan algo, como lo requiere la ley divina, y a la vez hacerle más fácil al Católico cumplir la obligación. El Código de Derecho Canónico de 1983 específica las obligaciones de los Católicos de Rito Latino ( Los Católicos de Rito Oriental tienen sus propias prácticas penitenciales como se especifica en el Código Canónico de las Iglesias Orientales ).
La Iglesia tiene por lo tanto, dos formas oficiales de prácticas penitenciales - tres si se incluye el ayuno Eucarístico de una hora antes de la Comunión.
La ley de ayuno requiere que el Católico desde los 18 hasta los 59 años reduzca la cantidad de comida usual. La Iglesia define esto como una comida más dos comidas pequeñas que sumadas no sobrepasen la comida principal en cantidad. Este ayuno es obligatorio el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.
Aparte de estos requisitos mínimos penitenciales, los Católicos son motivados a imponerse algunas penitencias personales a si mismos en ciertas oportunidades. Pueden ser modeladas basadas en la penitencia y el ayuno. Una persona puede por ejemplo, aumentar el número de días de la abstención. Algunas personas dejan completamente de comer carne por motivos religiosos ( en oposición de aquellos que lo hacen por razones de salud u otros ).
Pasamos ahora a citar los argumentos bíblicos en los cuales nos basamos para practicar el Ayuno:


El ejemplo principal es el de Jesucristo, quién preparó su ministerio público retirándose al desierto para orar y ayunar por cuarenta días (Lucas 4 y Mateo 4). Basado en Su ejemplo podemos entender que Su crítica al ayuno de los fariseos se fundamenta en la falta de sinceridad con que la hacían y no en el ayuno en si mismo. El ayuno auténtico debe siempre estar unido a la conversión, la sinceridad y la conducta moral.
«Mas ahora todavía - oráculo de Yahvé - volved a mí de todo corazón, con ayuno, con llantos, con lamentos.» Desgarrad vuestro corazón y no vuestros vestidos, volved a Yahvé vuestro Dios, porque El es clemente y compasivo, tardo a la cólera, rico en amor, y se ablanda ante la desgracia. Joel 2,12-13
Lucas 2,37: "(Ana) no se apartaba del Templo, sirviendo a Dios con ayuno y oraciones"
Hechos 14,23 --"designaron presbíteros en cada iglesia y después de hacer oración con ayunos, los encomendaron al Señor"
Tenemos constancia de los ayunos desde la primera generación cristiana. Allá por el año 60 d.C el documento patrístico llamado DIDAJE establece: Vuestros ayunos, sin embargo, no sean con los hipócritas: los que ayunan el segundo y el quinto día después del sábado. Vosotros, en cambio, ayunad el cuarto día y el viernes. ( Didajé VIII). Siglos más tarde será San Pedro Crisólogo quien recalque la importancia que tiene el ayuno en la fe: Tres cosas hay, hermanos, por las que se mantiene la fe, se conserva firme la devoción, persevera la virtud. Estas tres cosas son la oración, el ayuno y la misericordia. Lo que pide la oración, lo alcanza el ayuno y lo recibe la misericordia. Oración, misericordia y ayuno: tres cosas que son una sola, que se vivifican una a otra (SAN PEDRO CRISÓLOGO, Sermón 43).

 cuaresma

4.-ABSTINENCIA:
La ley de abstinencia exige a un Católico de 14 años de edad y hasta su muerte, a abstenerse de comer carne los Viernes en honor a la Pasión de Jesús el Viernes Santo. La carne es considerada carne y órganos de mamíferos y aves de corral. También se encuentran prohibidas las sopas y cremas de ellos. Peces de mar y de agua dulce, anfibios, reptiles y mariscos son permitidos, así como productos derivados de animales como margarina y gelatina sin sabor a carne.
Podemos observar como en la Biblia se dan casos de abstenerse de comer ciertos alimentos, lo cual es un argumento muy sólido para defender la abstinencia de comer carne los Viernes.
Dios prescribe la abstinencia de ciertos manjares.
Y Dios impuso al hombre este mandamiento: «De cualquier árbol del jardín puedes comer, mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que comieres de él, morirás sin remedio» (Gn. 2, 16-17).
Pero Jesús les dijo: ¿no habéis leído lo que hizo David cuando sintió hambre él y los que le acompañaban, cómo entró en la casa de Dios y comieron los panes de la proposición, que no les era lícito comer a él a él ni a sus compañeros, sino sólo a los sacerdotes? (Mt. 12, 4).
Podemos citar a San Agustín como uno de los padres que nos enseña la abstinencia de ciertos alimentos ya era muy conocida en el cristianismo primitivo: En estos días, nuestras oraciones han de ser más fervorosas; y para que sean auxiliadas con los apoyos pertinentes, demos también limosnas con mayor fervor. Añádase a lo que ya dábamos lo que ahorramos con el ayuno y la abstinencia de los alimentos habituales. Si alguien, por alguna necesidad corporal o régimen alimenticio, no pudiese abstenerse de nada, ni, por tanto, a pesar de que sus limosnas debían ser más generosas, añadir a lo que suele dar a los pobres lo que se quita a sí mismo, por el hecho de que él de nada se priva, muestre su piedad dando al pobre; si no puede ayudar a sus oraciones con la mortificación corporal, introduzca en el corazón del pobre una limosna más generosa que pueda rogar por él. En las sagradas Escrituras se encuentra este excelente consejo, digno de ser seguido: Introduce -dice- en el corazón del pobre la limosna, y ésta orará por ti. ( San Agustín Sermón 209).


 cuaresma

5.-OBJECCIÓN CONTRA AYUNO Y ABSTINENCIA:
Es frecuente encontrarnos con anticatólicos y sectarios protestantes que nos critican por ayunar y abstenernos de carne durante la Cuaresma, su principal texto bíblico en el que se basan es este:
1 Ti 4, 1-3"Pero el Espíritu dice claramente que, en los últimos tiempos, algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios, de hipócritas y mentirosos, cuya conciencia está cauterizada. Estos prohibirán casarse y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad. 
¿Cómo podemos responder a esto?
Pablo llama "doctrinas de demonios" a la prohibición de casarse y abstenerse de alimentos....pero una prohibición que va dirigida a los creyentes no solamente a los sacerdotes , obispos o presbíteros, Pablo habla de todos los creyentes. Si analizamos otros textos de Pablo él llama creyentes a los receptores de sus cartas, los cuales no todos eran presbíteros, si no laicos de las diferentes comunidades. El texto completo, sin la mutilación de la cual fue objeto, nos habla de doctrinas de demonios que prohibirán casarse y abstenerse a los creyentes, esto es a la feligresía....no a los presbíteros.
Veamos otro texto donde podemos ver a quienes van dirigidas las cartas de San Pablo: 1 Pablo y Timoteo, siervos de Cristo Jesús, a todos los santos en Cristo Jesús, que están en Filipos, con los epíscopos y diáconos. Filipenses 1:1
Todos los santos de Filipos junto a los epíscopos y diáconos. Por tanto además de escribir a los jefes de las respectivas iglesias, escribía también a la feligresía de ella, esos eran los creyentes de la comunidad respectiva. En este caso, los santos de Filipo. Y es a esos creyentes, laicos, feligreses a los que se les prohibía el matrimonio y el tomar ciertos alimentos.




1 Pablo, preso de Cristo Jesús, y Timoteo, el hermano, a nuestro querido amigo y colaborador Filemón, 2 a la hermana Apfia, a nuestro compañero de armas, Arquipo, y a la Iglesia de tu casa.Filemón1: 1-2
Observemos, además de escribir a Filemón escribe también a Apfia , Arquipo y a la Iglesia de su casa, es decir a todos los demás. No se indica la función de ellos , suponemos sean parte de la feligresía y presbíteros, es decir creyentes. Una vez visto esto, entonces podemos preguntar a nuestro hermano protestante:¿Prohíbe la Iglesia el matrimonio a los creyentes, es decir, a la feligresía? ¿Prohíbe la Iglesia tomar siempre ciertos alimentos? Las respuestas son No.
¿Quienes prohibían el matrimonio y tomar ciertos alimentos? Se refería a ciertas sectas que ya existían en aquel tiempo denominados ebionitas, marcionitas y los maniqueos, que vivían de forma ascética y se abstenían de gran cantidad de alimentos, veían el matrimonio como algo malísimo. Pero nunca jamás a la Iglesia Católica, pues es parte de Nuestra doctrina el matrimonio, es más es uno de los sacramentos más importantes de Nuestra Iglesia.




Lo que me resulta muy curioso es como los protestantes usan los mismos argumentos que usaron antiguos herejes para criticar a los católicos de su abstinencia de ciertos alimentos. Por ejemplo el hereje Fausto, obispo maniqueo enseñaba lo mismo, y muy sabiamente San Agustín le respondió:
Fausto: —Acerca de vosotros ya escribió Pablo que algunos se apartarán de la fe entregándose a espíritus seductores y a doctrinas demoníacas, hablando mentira en su hipocresía, teniendo cauterizada su conciencia, prohibiendo casarse y absteniéndose de los alimentos que Dios creó para que los tomasen los fieles con acción de gracias.


—Nunca concordaré contigo en que el Apóstol dijo esto, si no confiesas antes que Moisés y los profetas presentaron las doctrinas de los demonios y fueron intérpretes del espíritu seductor y maligno. En efecto, ponen esmero en enseñar que hay que abstenerse de la carne de cerdo y de las otras que consideran impuras. Respecto a estas cosas, pues, debéis considerar primero y pensar mucho y detenidamente, cuáles de ellas deben aceptarse y en nombre de quién hablan ellos, si en el de Dios o en el del demonio. Hasta aquí o se condena a Moisés y a los profetas con nosotros, o se nos absuelve a nosotros junto con ellos. Tampoco es justa la sentencia, conforme a la cual, a vuestro parecer, sólo somos seguidores de la doctrina de los demonios nosotros que juzgamos que, de todo el pueblo, sólo la clase sacerdotal debe abstenerse de la carne. Y a la vez pensáis que vuestros profetas, e incluso el mismo Moisés, el primero en prohibir no sólo a los sacerdotes sino a todo el género humano sin distinción las carnes de cerdo, de liebre, de erizo, las sepias y calamares y restantes clases de peces carentes de escamas2, no hablaron en el espíritu de seducción ni en la doctrina de los demonios sino en nombre de Dios y del Espíritu Santo.

Aunque de momento te conceda que Pablo dijo eso, no me consideraré vencido por ti hasta que no condenes a Moisés y a los profetas, de modo que, lo que quizá nunca hubieras hecho convencido por la razón y la verdad, es decir, acusar a Moisés, ahora te ves haciéndolo por motivos relacionados con el vientre. ( Réplica a Fausto, Libro XXX.1).

Dios les Bendiga.

JESUS URONES, ReL


cuaresma





167 Liturgia: encontrarte con Dios y celebrarlo

Esta es nuestra Fe, la Fe de la Iglesia que nos gloriamos de profesar en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Liturgia


167. ¿Qué es la LITURGIA?
La LITURGIA es el culto oficial de la
Iglesia. [1077-1112]


Una LITURGIA no es un «evento» que consista en buenas ideas y canciones estupendas. La Liturgia no se hace ni se inventa. Es algo vivo que ha crecido en la fe a lo largo de los siglos. Un acto de culto es un acontecimiento sagrado y venerable. La Liturgia se vuelve fascinante cuando se experimenta que Dios mismo está presente bajo los signos sagrados y en sus  preciosas. oraciones, a menudo muy antiguas. 

 Origen de la liturgia


168. ¿Por qué la LITURGIA tiene prioridad en la vida de la Iglesia y de cada individuo?
«La LITURGIA es la cumbre a la que tiende la acción de la Iglesia y, al mismo tiempo, la fuente de donde mana toda su fuerza» (Concilio Vaticano II). [1074]


En vida de Jesús las personas acudían en masa ante él, porque buscaban su cercanía salvífica. También hoy lo podemos encontrar, porque vive en su Iglesia. En dos lugares nos garantiza su presencia: en el servicio a los más pobres (Mt 25,42) y en la EUCARISTÍA. Allí nos damos realmente de bruces con él. Si dejamos que se nos acerque, él nos enseña, nos alimenta, nos transforma, nos sana y se hace uno con nosotros en la Santa Misa.

 Liturgia

* El texto (pregunta y respuesta) proviene del Youcat = Catecismo para Jóvenes. Los números que aparecen después de la respuesta hacen referencia al pasaje correspondiente del Catecismo de la Iglesia Católica que desarrolla el tema aún más. Basta un clic en el número y será transferido.