domingo, 5 de febrero de 2017

La Santa Misa contada en Historietas 39




39. Sacrificio añadido al sacrificio
(Cánon: Ofrecimiento)


El 6 de agosto de 258 se había reunido secretamente la comunidad cristiana para celebrar la Misa. Se habían refugiado en las catacumbas, el lugar subterráneo donde se sepultaban los muertos. La asamblea vivía una atmósfera de angustia y tristeza. El emperador Valeriano había firmado unos decretos que instauraban una persecución severa de los cristianos. Todos debían temer de ser prendidos, encarcelados y enjuiciado. Nadie tenia la vida asegurada. A todos amenazaba la confiscación de sus bienes.

En la capilla subterránea a apiñaban los cristianos. Ante el altar estaba el Papa Sixto II, a su lado sus diáconos. Se celebraba la Eucaristía. Se había cantado el canon. Había resonado el relato de la ultima cena. En medio de sus fieles estaba presente Cristo, el Señor.

En medio de esta paz profunda se escucharon pasos, ordenes, ruido de armas. Los militares habían invadido las catacumbas. Entraron a la asamblea sagrada. El comandante controlaba los datos de los presentes. El Papa confesó su fe y su cargo. El comandante pronunció la condena de muerte. Debería ejecutarse en el acto en el mismo lugar. Brilló la espada del verdugo. A los pies del altar se encontraba el cuerpo exánime del Papa. También los diáconos fueron ejecutados. La sangre de los decapitados corría a lo largo del altar donde estaba presente la sangre de Cristo. Al sacrificio de Cristo se añadía el sacrificio de los mártires: "Hostia ad hostiam = Sacrificio al sacrificio."

Varias veces se ha repetido esta escena en la Iglesia. Sucedió algo muy similar en la muerte de Santo Tomas de Canterbury y en el crimen contra el San Estanislao de Polocz. Morían a los pies del altar. Se entregaban en sacrificio en el lugar donde se celebra el sacrificio de Cristo nuestro Señor.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada