sábado, 9 de noviembre de 2019

¿Cuál es la mayor trampa espiritual en los tiempos actuales?

La respuesta al ateísmo fluido y al declive de occidente que propone
 el cardenal Sarah en su último libro, “Se hace tarde y anochece”


¿Has oído hablar del ateísmo fluido? A diferencia del ateísmo duro, que se puede refutar y combatir, este es “escurridizo y pegajoso”, como una tela de araña, es “la trampa definitiva del Tentador”.
Lo afirma el cardenal Robert Sarah en su nuevo libro Se hace tarde y anochece, el último de la trilogía de conversaciones con Nicolas Diat, después de Dios o nada La fuerza del silencio.
“Lo propio del ateísmo fluido es el conformismo con la mentira: esa es la mayor tentación de nuestro tiempo“, analiza. “El ateísmo fluido se alimenta únicamente de mis compromisos con la mentira”.
El cardenal africano, prefecto de la Congregación para el Culto divino y la disciplina de los Sacramentos, hace una advertencia sobre el ateísmo fluido:
Si lo atacas, si te enzarzas en una lucha física, en un cuerpo a cuerpo con él, te quedarás adherido a sus sutiles compromisos (···). Te arrastra a su propio terreno.
Si lo sigues, te verás obligado a emplear sus armas: la mentira y el compromiso. Fomenta alrededor de él la división, el resentimiento, la acritud y la mentalidad de partido. ¡Fíjate en la situación de la Iglesia! No hay más que discordia, hostilidad y sospecha por todas partes.
¿Entonces cómo combatir ese tipo de ateísmo más práctico que teórico? El cardenal Sarah propone una solución personal:
Cada uno de nosotros puede tomar esta determinación: la mentira del ateísmo no volverá a fluir dentro de mí. No quiero renunciar más a la luz de la fe, no quiero seguir permitiendo que convivan en mí la luz y las tinieblas por comodidad, por apatía o por conformismo.
Es “una determinación muy sencilla, interior y concreta. Cambiará nuestra vida hasta en los detalles más insignificantes”, asegura. Porque “el ateísmo fluido se alimenta únicamente de mis compromisos con la mentira”.
En el libro, el cardenal ofrece un preciso análisis del declive de occidente y sus causas, entre las que destaca la crisis de fe. “El mundo se muere corroído por la mentira y la rivalidad -constata-. Solo el espíritu de fe puede aportarle paz”.
“No se trata de empezar una guerra -escribe-. Se trata de ser firmemente fiel a Jesucristo. Si no podemos cambiar el mundo, sí podemos cambiar nosotros”.
La respuesta es “negarse a ver las cosas de otra manera que no sea con la fe”, “conservar nuestra mano en la mano de Dios”. De esta manera, “de pronto nuestra soledad queda rota por la fuerza de su certeza y la dulce bondad de su mirada”.

Editorial Palabra

El libro-entrevista está lleno de píldoras espirituales llenas de sabiduría. Aquí tienes algunas de ellas:
La unidad de la Iglesia descansa sobre 4 columnas. La oración, la doctrina católica, el amor a Pedro y la caridad mutua han de convertirse en las prioridades de nuestra alma y de todas nuestras actividades.
Esa es la esencia de la crisis contemporánea de la fe. No queremos mirar a Aquel a quien hemos crucificado. Y corremos hacia el suicidio. Este libro es una llamada al mundo moderno a atreverse a cruzar su mirada con la de Dios y ser capaz por fin de llorar.
La fe es una confianza total y absoluta del hombre en un Dios con el que ha tenido un encuentro personal.

DZIEWCZYNKA
A3pfamily | Shutterstock

Es una inmensa desgracia no creer en Dios y no tener madre.
Gracias a la fuerza de su fe, Abrahán arrastra a toda su familia y a su descendencia a una relación personal con Dios.
La fe se acrecienta con una intensa vida de piedad y de silencio contemplativo. Se alimenta y se consolida en un cara a cara diario con Dios y en una actitud de adoración y de contemplación silenciosa.
La fe se alimenta de la liturgia, de la doctrina católica y del conjunto de la tradición de la Iglesia. Sus principales fuentes son la Sagrada Escritura, los Padres de la Iglesia y el magisterio.

HARLEM,NEW YORK,BURKINA FASO,CORPUS CHRISTI
Jeffrey Bruno

Por arduo y difícil que sea conocer a Dios y establecer con él una relación personal e íntima, siempre podemos verlo, escucharlo, tocarlo y contemplarlo en su palabra y en sus sacramentos. Abriéndonos sinceramente a la verdad y a la belleza de la creación, pero también gracias a nuestra capacidad de percibir el significado del bien  moral, a la escucha de la voz de nuestra conciencia (···) generamos las condiciones adecuadas para entrar en contacto con Dios.
Todos los días contemplamos un volumen inaudito de trabajo, de tiempo, de esfuerzos invertidos con entusiasmo y generosidad que no obtienen resultado. Y, sin embargo, toda la historia de la Iglesia demuestra que basta un santo para transformar a millares de almas.
La fuerza del cristiano nace de su relación con Dios.
La pérdida del sentido de Dios ha socavado los cimientos de toda civilización humana y abierto las puertas a la barbarie totalitaria.
Si Dios pierde la centralidad, el hombre pierde su sitio justo, ya no encuentra su ubicación en la creación, en las relaciones con los demás.
Jesucristo es la única fuente de salvación y de gracia a través de la cruz.
Si el hombre se olvida de Dios, acaba magnificándose a sí mismo.
La verdadera caridad es gratuita. No espera nada a cambio. La verdadera gratuidad procede de Aquel que gratuitamente ha dado su vida por nosotros.

© CHOATphotographer / Shutterstock

El fundamento de la oración de petición es la confianza en la voluntad de Dios: lo demás se nos dará por añadidura.
Nuestra religión es un impulso del Hijo hacia el Padre y del Padre hacia el Hijo. Sencillez, confianza, abandono en las manos de Dios: ese es nuestro camino hacia Dios.
La pérdida del sentido de la grandeza de Dios es una regresión terrible al estado salvaje.
Si el temor gozoso y reverente ante la grandeza de Dios ya no nos hace temblar, ¿cónom vamos a considerar al hombre un misterio digno de respeto? Ya no tiene esa nobleza divina. Se convierte en una mercancía, en un objeto de laboratorio. Sin el sentido de la adoración a Dios, las relaciones humanas se tiñen de vulgaridad y de agresividad.
El hombre solo es grande y solo alcanza su mayor nobleza cuando se arrodilla ante Dios.
Más que de palabras tenemos necesidad de rehacer la experiencia de Dios. Ahí puede residir la esencia de toda reforma.
¿Cómo hacer la experiencia de Dios? Lo que necesitamos es rehacer esta experiencia de la Iglesia como el espacio en el que se entrega Dios. En este sentido me gustaría resaltar dos prioridades. Hay un primer espacio en el que podemos hacer esta experiencia de Dios y de la Iglesia, y es la liturgia. Hay otro espacio en el que podemos hacer la experiencia de Dios que se entrega a la Iglesia, y son los monasterios. 

MONASTERY
OSORIOartist - Shutterstock

En las abadías podrán comprender los cristianos que es posible poner a Dios en el centro de su vida. 
Cuando se rechaza la vida divina, ya no hay nada capaz de hacernos felices. La depresión se ha adueñado del corazón del hombre occidental.
La historia de Occidente está recogida en el evangelio, en el episodio del hombre rico que busca la vida eterna. En el último momento se niega a darlo todo. Se ha rendido ante el sacrificio supremo. Encerrado en su opulencia, ha tenido miedo. Y se ha hundido en la tristeza.
A Occidente le falta recuperar el sentido de la acción de gracias.  La incapacidad de asombrarse es la señal de una civilización que está muriendo.
En Occidente Dios se ha convertido en uno de esos ancianos  que viven en residencias y que nos olvidamos de visitar.
El apego a los bienes materiales es como un anestésico que nos impide sentir nuestra hambre de Dios.
La paz y la alegría son las señales de Dios; el miedo y la tristeza los atributos del infierno.
Solo el silencio y la reflexión, iluminados por las realidades divinas, son capaces de hacer renacer la vida interior.

MAN SITTING ALONE
Kiefer Pix | Shutterstock

Hay que facilitar al hombre moderno los medios para volver a encontrar el camino de su corazón y escapar del invierno de los bajos instintos.
El amor a Dios y a los demás, la búsqueda paciente y perseverante del bien son, hoy más que nunca, la disidencia que el mundo necesita.
Y, sin embargo, la noche oscura de este mundo sigue siendo hermosa, porque Dios existe.
La cultura nos conduce a la luz. Pero ello requiere pasar por fases exigentes, un trabajo intenso y combates librados con ayuda de la inteligencia.
Ser prudente consiste en emplear medios concretos para alcanzar la unión con Cristo y vivir como cristiano. Eso exige no vivir en sintonía con el mundo. Es el momento de recuperar el coraje del anticonformismo. Los cristianos tienen que ser capaces de crear oasis en lols que el aire sea respirable; en los que simplemente sea posible la vida cristiana. 
Hay que poder dedicar tiempo a la oración, a la liturgia y a la caridad.
Nuestras comunidades deben organizarse no limitándose a hacerle un hueco a Dios, sino situándolo en el centro.
La sociedad de consumo hace del placer y de la posesión un fin en sí mismo y un ídolo. Como toda idolatría el consumo a cualquier precio separa a los hombres de Dios. La templanza es moderación, es una sobriedad sencilla que protege nuestra vida interior y nos abre a la contemplación.
Hoy hace falta mucha fortaleza para ser padre o madre de familia. A veces vuestro testimonio es el martirio diario. 
Con vuestra fidelidad a la enseñanza de Cristo sobre el matrimonio y la familia, con vuestras muestras diarias de amor, sembráis la semilla de la esperanza.Pronto recogeremos la cosecha.
La esperanza es un combate constante. Un combate en el que las únicas armas que esgrimimos son la oración, el silencio, la palabra de Dios y la fe.
Sólo Dios es capaz de saciar nuestra sed de felicidad.
La fuente más honda de la esperanza se encuentra en la Eucaristía. Cada vez que comulgamos se hace realidad temporalmente lo que en el cielo será pleno y definitivo. En la comunión saboreo a Dios y Él me diviniza. Por eso la liturgia es fuente de gozo y de juventud.
El contacto con los santos es otro de los espacios donde renovamos nuestra esperanza.
Es hora de que la fe se convierta en el tesoro más íntimo y más valioso de los cristianos.
La caridad resume y orienta toda la vida de las virtudes. Comprender la caridad es ante todo mirar a Dios, porque Dios es amor.
 Aleteia


No hay comentarios:

Publicar un comentario