1
Cuando despierto y mi primer pensamiento es 
para Dios.
Cuando despierto y mi primer pensamiento es para Dios.
@katya_naumova - Dollar Photo Club

@katya_naumova - Dollar Photo Club
Abrir los ojos y reconocer que mi vida es un regalo de amor infinito, a pesar de los momentos difíciles y de prueba.
2
Cuando mis dones se hacen presentes.
Cuando mis dones se hacen presentes.
pixabay.com

pixabay.com
Existen momentos en los que reconozco habilidades que son sólo mías, desde poder dar un buen consejo, arreglar algo, pintar para mis hijos, cantar, sonreír...dones que me hacen único e irrepetible, así como Dios me pensó.
3
Cuando la ira me hace la batalla y de pronto tomo conciencia de lo que está pasando y evalúo mi reacción.
Cuando la ira me hace la batalla y de pronto tomo conciencia de lo que está pasando y evalúo mi reacción.
fotos.starmedia.com

fotos.starmedia.com
La presencia de esa reflexión en mi vida, es una señal de que hay algo más que me mueve. Que no soy simplemente impulsos, la conciencia revela la presencia de Dios en mi.
4
Cuando me siento solo y una imagen me reconforta.
Cuando me siento solo y una imagen me reconforta.
@Classic Film - Flickr.com / CC

@Classic Film - Flickr.com / CC
Muchas veces en momentos de soledad o desesperación el mirar hacia la Cruz de Cristo le da sentido a mis pesares y dolores. El los cargó antes que yo.
5
En mis momentos de soledad y oración.
En mis momentos de soledad y oración.
El día a día puede dejarme casi sin tiempo para rezar. Pero son esos momentos, esos minutos que tal vez elijo tenerlos al final del día son mi consuelo. El descanso de una jornada a Su lado, un momento para agradecer, para confiar, para encontrar consuelo.
6
Cuando el dolor de otros se convierte en mi dolor.
Cuando el dolor de otros se convierte en mi dolor.
(c) Pam Hule - Flickr.com / CC

(c) Pam Hule - Flickr.com / CC
Ver el dolor en personas que nunca conoceré, o en lugares que tal vez nunca visite y de pronto los siento como si fueran míos ese el sello de saberme hija de Dios, amando como EL.
7
Cuando observo las maravillas de su creación.
Cuando observo las maravillas de su creación.
Ver las maravillas de su creación me hacen testigo de ese orden que el mundo sigue, un orden que no es obra del azar.
8
Cuando soy testigo del amor que mis hijos se tienen.
Cuando soy testigo del amor que mis hijos se tienen.
pixabay.com

pixabay.com
La inocencia y pureza en un beso de niños pequeños, a los que aún no les has enseñado mucho. El sello del Creador visible desde una edad tan tierna.
9
Cuando veo la alegría de las personas que han consagrado su vida a Dios.
Cuando veo la alegría de las personas que han consagrado su vida a Dios.
Ben Eekhof - Flickr.com / CC

Ben Eekhof - Flickr.com / CC
Me llama la atención la alegría de mis amigos consagrados. Cuando conversamos, cuando veo cómo acogen a otros. Cuando cuentan su experiencia irradian una alegría que viene de algo mucho más grande, una compañía constante, una unión especial con Dios.
10
En sus caritas llenas de arrepentimiento.
En sus caritas llenas de arrepentimiento.
(c) the Loushe-Flickr.com/CC

(c) the Loushe-Flickr.com/CC
Cuando mis hijos hacen una travesura y de pronto entienden que han obrado mal. El arrepentimiento, tan importante para volver a empezar. Dios está ahí enseñándome a ser mamá y enseñándoles a obrar el bien.
11
Cuando ayudo a otros.
Cuando ayudo a otros.
(c) linnenberg-Flickr.com/CC

(c) linnenberg-Flickr.com/CC
El amor tiene que ver con el dar y servir. Cada vez que ayudo a alguien conocido o desconocido, mi corazón desborda de alegría y compruebo el sentido del mandamiento nuevo que Jesús nos dejó: Ama a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo.
12
Cuando recuerdo a los que ya no están.
Cuando recuerdo a los que ya no están.
(c) Yozdara-Flickr.com/CC

(c) Yozdara-Flickr.com/CC
El dolor de recordar a aquellos que he amado tanto como mis abuelos, mis tíos, mis amigos que partieron antes. Dios siempre llega a mi pensamiento con Su consuelo y la promesa de volvernos a ver en la eternidad.
13
Cuando celebro el don de tener buenos amigos.
Cuando celebro el don de tener buenos amigos.
El regalo de la amistad que me permite poder compartir con otros mis vivencias, mis recuerdos, mis días buenos y también mis días malos. La amistad es un don maravilloso. "No hay amor más grande que dar la vida por sus amigos" (Juan 15:13)
14
Cuando me sorprendo de las inmensa capacidad creadora del hombre.
Cuando me sorprendo de las inmensa capacidad creadora del hombre.
Ver todo lo que como seres humanos hemos podido crear, hasta donde hemos llegado me revela ese reflejo creador por el que estamos marcados.
15
Cuando las nubes me recuerdan el cielo... ¿a quién no le ha pasado?
Cuando las nubes me recuerdan el cielo... ¿a quién no le ha pasado?
Mirar al cielo y sentir esa nostalgia por el infinito, esa alegría que me recuerda que estoy llamado a vivir una vida eterna.
16
Cuando me siento agradecido de poder sentir amor en mi corazón.
Cuando me siento agradecido de poder sentir amor en mi corazón.
Amar profundamente a otro llena mi corazón de alegría y me permite poder entregarme y sólo querer darlo todo por amor. Amar como El me ama.
17
En esos momentos en que me doy cuenta que mi corazón se rebela ante el hecho que la vida es pasajera.
En esos momentos en que me doy cuenta que mi corazón se rebela ante el hecho que la vida es pasajera.
Recordar que esta vida es temporal y sentir muchas veces querer ser eterno vivir para siempre es un llamado que todos tenemos. Es la marca de Dios que nos prepara para una vida sin fin.
18
Cuando se encienden en mi corazón sentimientos o pensamientos que no sé de dónde salieron.
Cuando se encienden en mi corazón sentimientos o pensamientos que no sé de dónde salieron.
Muchas veces tenemos la palabra correcta, la solución o de pronto una inspiración que no sabemos de dónde viene. Sin embargo, es siempre a tiempo. Me demuestra que Alguien está a mi lado susurrándome y cuidándome siempre.

Seguir leyendo